viernes, 15 de julio de 2011

LOS MOMENTOS DE LA LECTURA Y SUS NIVELES DE COMPRENSIÓN

   El acto de leer no es un proceso que solo se limite a descodificar los símbolos gráficos y pronunciar sus correspondientes fonemas; este proceso va mucho más allá, implica que al leer se debe comprender lo que se esta leyendo; es decir, debe extraerse el significado del texto que es objeto de lectura. Por supuesto, para lograr una exitosa comprensión del texto leído, lo primero que debe poseer un persona es información sobre este maravilloso proceso, para de esta forma tomar conciencia sobre las  diferentes fases que son necesarias experimentar para extraer con mayor eficacia el sentido del texto y, sobre los diferentes niveles de comprensión lectora a los que se puede acceder en cada una de estas fases.
 
   En lo que respecta a ese tema, estudios realizados por instituciones reconocidas, entre ellas, la Universidad Nacional Abierta, reflejan que la correcta comprensión de la lectura pasa por tres fases o momentos claves: prelectura, lectura comprensiva y postlectura. Cada uno de estos momentos trae consigo un conjunto de acciones que deben ser ejecutadas con mucha disciplina por las personas que leen, para de esta forma poder acceder a los niveles de comprensión inherente a cada momento.
 
   Así tenemos que en el primer momento (pre-lectura), las  acciones que deben ser ejecutadas tienen como propósito que el lector se construya una visión general de la totalidad del texto que es objeto de lectura; esto lo logra examinando sus páginas, índice, portada, solapa, introducción, capítulos y bibliografías. Una disciplinada ejecución de las acciones propias para este momento de lectura, proveerá al lector de una comprensión literal del texto leído; es decir, le permitirá ubicar la información descripta en el texto y recordarla sin agregarle ni eliminarle nada.
 
   En el segundo momento de la lectura (lectura comprensiva), el lector se encuentra en una de las etapas más importante del proceso; aquí las acciones que se ejecutan tienen el firme propósito de verificar, comparar y evaluar que toda la información obtenida a través de la primera lectura, sea la que representa con mayor originalidad las ideas centrales que le provee forma a la estructura semántica del texto leído. Para la consecución del propósito de lectura en este momento, el lector debe hacer uso de una serie de actividades propias de los procesos cognitivos; por ejemplo: representaciones mentales, inferencias, deducciones, selección y clasificación de la información relevante y esencial, entre otras.
 
   Los niveles de comprensión lectora a los que se pueden acceder en este segundo momento de lectura son: reorganización, comprensión inferencial y de lectura critica. En efecto, en estos niveles el lector esta en capacidad de organizar de forma diferente los contenidos, pero manteniendo lo fundamental; de detectar la información no explicita por el autor en el texto; y de emitir juicios de valor y establecer comparaciones entre lo que expone el autor en el texto y sus criterios personales sobre el particular tratado.
 
   En lo que respecta al tercer momento (post-lectura), el lector tiene como objetivo fortalecer, controlar y autorregular los conocimientos adquirido en los momentos anteriores a través de la reorganización de esos conocimientos; en esta fase el lector puede valerse de estrategias como: los mapas mentales y conceptuales, representaciones graficas, fichas, resumen, etc. En este momento de lectura se puede alcanzar el nivel de comprensión de apreciación literaria y artística; este nivel abarca la adquisición de todos los niveles de comprensión anteriores, y el lector ya no se enfrenta al proceso de lectura como una simple actividad para extraer información de un texto, sino que experimenta la lectura como una obra de arte, con la cual puede enriquecerse espiritual y emocionalmente.

   Tal como se puede apreciar con  la información ofrecida en los párrafos anteriores, la lectura no es simplemente pronunciar correctamente los sonidos de los grafemas que conforman un texto; es un proceso mucho más complejo, donde su principal propósito es comprender lo leído. Comprender un texto es, extraer el significado que se trasmite a través de los párrafos que lo conforman; por lo tanto, al leer se debe tener presente que para lograr una exitosa comprensión lectora, se deben desarrollar estrategias que respeten los tres momentos de lectura, y que faciliten al lector alcanzar los diferentes niveles de comprensión a los que se acceden en cada momento o fase.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada